GarabatoFest 17

Uno de los aspectos más gratificantes de 2017 fue formar parte de la organización de Garabattagge Ilustra, un colectivo de ilustradores e ilustradoras con base en Sevilla. Es extremadamente inusual la mágica combinación de talento y buen rollo que envuelve al colectivo, y es por esto que todas nuestras iniciativas han salido adelante contra viento … Leer más GarabatoFest 17

«Mercaderes de la Ilustración», una expo colectiva de AIP Cádiz

Acabando agosto de 2017 la AIP Cádiz inaugura «Mercaderes de la Ilustración«, una nueva expo colectiva con motivo del tricentenario del traslado de la Casa de Contratación a Cádiz. La exposición recorre el amplio surtido de mercancías que a partir de entonces comenzaron a inundar los mercados gaditanos en su trasiego de idas y venidas … Leer más «Mercaderes de la Ilustración», una expo colectiva de AIP Cádiz

«Fernando Fernán Gómez, el Ilustrado», una expo colectiva de la AIP

El pasado junio acogió el estreno de «Fernando Fernán Gómez, el Ilustrado«, la primera expo colectiva de la AIP CÁDIZ este año. En un proyecto conjunto con El Viajero Alado y la Universidad de Cádiz – Campus de Jerez, más de 20 ilustradores homenajeamos a uno de los más grandes de la escena y la cultura patrias en el 10º aniversario … Leer más «Fernando Fernán Gómez, el Ilustrado», una expo colectiva de la AIP

«De mil amores», para el Orgullo 2017

  A finales de junio de este año inauguramos «De mil amores», la expo de Garabattagge Ilustra para el #Orgullo2017. Ha sido un placer absoluto contemplar la Avenida de la Constitución vestida con los colores y las formas de nuestras ilustraciones, haciendo que Sevilla avance un pasito más. En lo personal (quizás porque me he visto más implicado … Leer más «De mil amores», para el Orgullo 2017

«El último trabajo», para Tiempo Prestado

Existe acaso momento más bello y más urgente para las cosas bonitas que el buen apocalipsis? Para los amantes del armagedón y la hecatombe ha pergeñado Sergio Fernandez «TIEMPO PRESTADO», una antología de relatos ilustrados que es la lectura perfecta para el Último Día en la Tierra. Llegué a este proyecto de purita carambola, de la tóxica … Leer más «El último trabajo», para Tiempo Prestado

Portadas para Editorial Cerbero

Portadas para Editorial Cerbero No podía comenzar mejor 2017 que contemplando el nacimiento de la Editorial Cerbero. Recuperando el amor por los clásicos bolsilibros de precio y formato asequibilísimos, sus obras transitan por tres caminos muy sabrosones: la fantasía, el terror y la ciencia-ficción. Gracias a la confianza de su editor he tenido la oportunidad … Leer más Portadas para Editorial Cerbero

‘Ilustración y Palomitas, una expo de David Rendo

‘Ilustración y Palomitas, una expo de David Rendo “Ilustración y Palomitas” es mi primer ejercicio de amor ilustrado por el séptimo arte. En noviembre de 2016, la sala La Asunción de Jerez acogió mi primera exposición dedicada al cine, al calor de los trabajos para la Escuela de Arte de Cádiz. El resultado es una exposición … Leer más ‘Ilustración y Palomitas, una expo de David Rendo

HERcules, el último trabajo del héroe

HERcules, el último trabajo del héroe

«Hércules. Redibujando la leyenda» es el título de la primera expo colectiva de la Asociación de Ilustradores Profesionales de Cádiz. El inspirador leitmotiv de la expo nos desafiaba a representar un nuevo trabajo del hijo de Zeus, en formato doble: en esta ocasión, cada ilustración viajaría de la mano de un texto ad hoc. Para nuestra propuesta -de cómo HERcules acabó con el odioso Rey Mandril de Nueva Wisconsin- tuve la suerte de contar con la deliciosa pluma de Tamara Gardel, que disolvió los límites de la imagen con una fórmula literaria cargada de maravillosa sensibilidad femenina.

Aquí os dejo la imagen con algún detalle (aquí pude regalarme a gusto) y el fabuloso relato de Tamara. La expo se mantendrá del 14 de julio al 2 de octubre en el Castillo de Santa Catalina (Cádiz), con más de 40 ilustraciones relatadas. Un placer para la vista, el intelecto y el corazón.

Más info sobre la expo, aquí (incluyendo un estupendo reportaje de la inauguración).

 

HERcules1

 

Como si aferrándose a su espada fuera a cortar el dolor en dos, HERcules retorcía sus manos en la empuñadura mientras el Oráculo se recreaba en su espalda.

–Si no lo veo no lo creo, la hija de Zeus, predilecta del trueno de Tebas, la semidiosa más fornida de toda la galaxia, la recién salvadora de Nueva Wisconsin, con su frente perlada de esfuerzo y dolor por una simple aguja. Si no lo veo no lo creo… Aunque –musitó con autocompadecimiento- ya nunca más veré lo que antes veía… Me dejaste a ciegas, maldita…

–Calla y dibuja, Oráculo.

Esta vez, HERcules no necesitó de su afilada compañera para acabar con la conversación de un tajo. El Oráculo, aún conmocionado a partes iguales por la brutalidad del combate y por la reciente pérdida de sus dotes, tatuaba ahora en el cuerpo de la heroína lo que antes no había alcanzado a predecir, la muerte del Rey Mandril, el gran dictador de la famosa colonia espacial de Júpiter, el último trabajo de HERcules.

La sangre del monarca que hizo de la cobardía el motor de su astucia aún recorría la espalda lacerada de HERcules mezclándose con la propia sangre de la joven más odiada por Hera en toda la galaxia conocida. HERcules era consciente de tal maridaje, y se relamió a pesar del dolor (¡sí, era raro pero la aguja le hiciera sufrir más que los picotazos de las aves del lago Estínfalo! Por eso se tatuaba cada victoria, otra nueva expiación de la culpa, otro nuevo reto en el camino de la espada y de la autosuperación). Pero, en cierta manera, tras estos extenuantes doce trabajos su parte extraterrenal le había ganado camino a su mitad humana, por lo que ahora sentía un perverso placer al rememorar el desenlace de la confrontación con su enemigo. Porque cuando HERcules separó la cabeza del rey Mandril del resto de su cuerpo, con ella rodó por el suelo toda la compasión que había impedido que en estos doce años la heroína no hubiera arrojado al monarca a su jardín de plantas carnívoras. La misma compasión contingente en la que el Oráculo de Delfos había confiado tan ciegamente que hasta nubló su visión de este sorprendente final.

Lo que el Oráculo, extranjero en esa nueva condición suya sin precognición, tampoco llegó a acertar fue el motivo por el que HERcules se levantó en armas contra aquel al que había servido durante tantos años como expiación de sus culpas de su antigua vida en el planeta que sujeta Atlas….

Eros… Las letras del nombre del hijo de Afrodita se repartían en las falanges de sus dedos, también como una terrible premonición. Eros mandando en su mano derecha y en su voluntad cuando el Rey Mandril –llamado Euristeo en los tiempos terrenales, mucho antes de sufrir aquella mutación que lo convirtió en mitad mono en su primera batalla por la colonización de Júpiter- encargó a HERcules el único trabajo que la semidiosa se negó a cumplir y por el que acabó con la vida del rey: matar al Oráculo de Delfos.

La Hidra de Lerna pareció cobrar vida en su brazo cuando con un ágil movimiento de adelante hacia atrás HERcules alzó la katana que terminó por aterrizar en el cuello del Rey Mandril que, malherido, intentó apuñalar a HERcules, y al honor de todo guerrero, por la espalda. Fue un abrupto final, sin gloria ni épica para el vencido, que murió como vivió, sucio entre el polvo levantado por sus propias trampas.

Ahora, todo había terminado, todo había estallado en el suelo como el cráneo del Rey Mandril contra la tierra árida de Nueva Wisconsin. Los absurdos encargos, el peso de la culpa, los viajes interestelares, incluso, la asfixiante sensación de que el destino pende de unos hilos manejados por esos dioses locos. ¿Ahora qué, papá? –alzó la vista retando a Zeus, el padre ausente- Tu niñita es libre.

Libre para poner rumbo a Eriteia, libre para decir que no al Olimpo (¿qué más paraíso que las orillas de esa isla entre columnas, sus columnas?), libre para poder mirar, por fin, al Oráculo cara a cara y no sentirse invadida, violada, intimidada. Libre para amarla. Para entrelazar sus piernas con las largas piernas del Oráculo de Delfos.

-Yo que antes otorgaba respuestas, ya sólo me quedan preguntas. Así que ahora, ¿qué harás?-preguntó la joven despojada por fin de la mirada de anciana que tienen los ojos de quien ve el pasado, el presente y el futuro-.

-¿Ahora? Vivir y besarte. Creo que puede ser un buen plan. ¿Lo ves bien?

-Lo veo, HERcules.

 

HERcules2HERcules4HERcules3

Del Pueblo, ilustraciones para una birra castiza

Tras meses de cuidadosa fermentación, mimando cada detalle hasta conseguir exactamente el mejor producto, la cerveza artesana Del Pueblo presenta orgullosa su imagen de marca. Con la dirección de arte de Jesús Navas, esta pale ale de La Manchuela cuenta con tres ilustraciones de un servidor, en lo que es mi primera colaboración en el insigne mundo del packaging cervecero. Un brindis por la birra Del Pueblo!

 

del pueblo 1DELPUEBLO7del pueblo 2

 

‘O’Reilly’, para «Cádiz Ilustrado».

Este 2016 se celebran los 300 años del traslado de la Casa de Contratación de Sevilla a Cádiz, un hecho que situó a la capital gaditana como epicentro del monopolio comercial de las Indias. Entre los actos que conmemoran el episodio se encuentra «Cádiz Ilustrado», una exposición organizada por Tinta Naranja (Cádiz) y Garabattagge (Sevilla) y que muestra una genial colección de eventos, situaciones, paisajes y paisanajes del Cádiz del XVIII, además de un delicioso despliegue de sketchbooks.

Mi pieza para la ocasión es este retrato relatado de don Alejandro O’Reilly, el irlandés que gobernó Andalucía a petición de Carlos III y que levantó la construcción que hoy articula el imaginario de Cádiz ciudad: Puerta de Tierra. Un personaje demasiado desconocido y con una biografía digna de exponer.

Cómo no, me pongo a los pies de los compañeros de Tinta Naranja y Garabattagge, en especial del extraordinario trabajo organizativo de Gloria Garrastázul, Arturo Redondo, Rosa Olea y Celia Burgos.

 

OReilly

‘Caricias’, para «Ilustrando el Orgullo»

Para besarse, abrazarse y acariciarse sin preocupaciones, como cualquier otro conciudadano. Para que tus vecinos no susurren ni miren de reojo, y para que las agresiones de los nazis no queden en travesuras. Para que puedas mirar a tus abuelos a la cara y explicarles con una sonrisa que eres como ellos, pero de otra manera. Para eso y mucho más sirve el Orgullo, y para eso los compañeros de Garabattagge Ilustra presentamos «Ilustrando el Orgullo», que estará expuesta en el Espacio Sta Clara hasta el 31 de Julio.

Mi pieza, «Caricias«, va dedicada a todas mis amigas que no tienen complejos en vivir sus cariños de la forma más gustosa mientras responden a las miradas raras con un alegre «Eso es lo que hay!».

 

Orgullo2

2000 viñetas

Tras entregar aún calentito nuestro último trabajo, hoy celebramos un hito modesto pero impensable cuando empecé mi recorrido freelance. Han pasado unos cuantos años, unos cuantos briefings y unas cuantas horas entre folios y wacoms, y en cada instante dedicado a ello ha habido un motivo, por minúsculo que fuese, para continuar a la siguiente … Leer más 2000 viñetas